La obsesión japonesa por los faxes: que extraña historia de amor

Foto del autor
por Gianluca Riccio

Con Japón en la cresta del milagro económico, el presidente de Sony Akio Morita y el Ministro de Transporte de Japón Shintaro Ishihara lanzaron un manifiesto, una especie de profecía. El documento, finalmente publicado en 1989, tenía algo dentro que podría preocupar a los funcionarios de la CIA. ¿Lo que era?

En ese momento, señalaron los autores de este documento, las superpotencias estadounidense y soviética se habían vuelto "dependientes de la iniciativa del pueblo japonés para desarrollar nuevas tecnologías". Un ejemplo sobre todo: la producción (en la que sobresalió la tierra del Sol Naciente) de chips semiconductores. Para Morita e Ishihara, esto habría marcado "el fin de la modernidad desarrollada por los caucásicos" y el surgimiento de "una nueva era" liderada por la supremacía tecnológica japonesa. No estaban todos equivocados en ese momento. Ok, pero ¿qué tiene que ver el fax con eso? Ahora te lo digo.

Vayamos rápido.

2021: La imagen de alta tecnología de Japón se está desmoronando un poco. Es un país que todavía está debatiendo sobre robots, sí: pero para hacer trabajar a los ancianos más allá de la edad de jubilación. "Japón necesita una actualización de software", dice también el New York Times. EL OCHENTA AÑOS Ministro de TI del país, Naokazu Takemoto, fue objeto de burlas por su incapacidad para mantener un sitio web en funcionamiento. Japón, al parecer, se está quedando atrás en la prisa mundial por digitalizar, a pesar de ser el hogar de Panasonic y Mitsubishi, trenes bala y vida urbana con luces de neón.

"En Japón, como en otros países confucianos, no hay contraste entre modernidad y antigüedad", dice el iamatólogo y especialista en comunicación. giovanni de palma. "Por esta razón, junto con la tecnología de punta, es fácil encontrar enfoques que consideraríamos obsoletos, como las resistencias en la reducción de uso de efectivo, o el Hanko, un sello personal necesario para validar documentos o abrir cuentas bancarias. En cambio, si un ochenta años ocupa el cargo de Ministro de Tecnología es porque, aunque nos parezca absurdo, en Japón muchos cargos se ocupan no por méritos, sino por antigüedad. En un mundo que corre muy rápido, esta brecha inevitablemente genera problemas para las empresas y para la maquinaria estatal ”.

En ninguna parte del mundo esta "decadencia" está mejor representada por una historia de amor: la de los japoneses con el fax. El fax, chicos: esa cosa llena de polvo que guardamos tirada en la sala de estudio. Alguien aquí nacido después del 2000 ni siquiera sabe qué es un fax. Sin embargo, esta tecnología del siglo XX sigue siendo un elemento fijo en muchas oficinas japonesas, donde persiste la insistencia en los documentos en papel con sellos personales.

Tecnología de fax de Japón
Un "Hanko" o sello personal. Los japoneses lo usan para validar documentos. PAPEL.

El fax. ¿Por qué les sorprende tanto? No: porque lo encuentro tan sorprendente.

Podríamos preguntarnos juntos por qué las empresas japonesas se han mantenido pacientemente al lado de sus vibrantes máquinas de fax. Pero tal vez esa no sea la pregunta correcta. Quizás deberíamos preguntarnos: ¿por qué nos sorprende tanto? Es decir: ¿por qué la ecuación "Japón es igual a alta tecnología" persiste tan tenazmente, a pesar de la evidencia en contrario?

Un culpable obvio es el "tecno-orientalismo".

Orientalismo, la romantización de Oriente a los ojos de Occidente. Oriente como lugar de exotismo y sabiduría mística. Algo así sucedió. La floreciente industria de la microelectrónica japonesa ha abierto un nuevo camino a la fantasía orientalista: el tecno-orientalismo, o la idea de que Oriente podría representar un futuro exótico y tecnocientífico. Piense en cómo el brillante Tokio iluminado con neón ayudó a inspirar la estética de Blade Runner.

tecnología de fax de Japón
Los Ángeles se "reinventó" en el clásico Blade Runner de 1982 de Ridley Scott. ¿Puedes ver los faxes en cualquier parte?

Hay una historia más profunda, entrelazada con el imperialismo moderno, que alimenta nuestra idea del Japón contemporáneo. La fantasía del desarrollo tecnológico avanzado ha sido durante mucho tiempo fundamental para definir la identidad nacional de Japón como "moderna", tanto con respecto a sus vecinos asiáticos como a Occidente.

La "nueva" identidad japonesa: Oitsuke oikose

No fue una coincidencia que cuando Akio y Shintarō hablaron del ascenso de Japón en 1989, lo enmarcaron como "el fin de la modernidad desarrollada por los caucásicos". Japón entró en el orden internacional moderno mirando (literalmente) los cañones montados en los vapores estadounidenses. En las negociaciones de la posguerra, las potencias imperiales occidentales impresionaron a Japón con su abrumador poder mecánico, reforzado por una "ideología de dominación basada en la tecnología".

En respuesta, el desarrollo tecnológico se ha convertido en el tema principal de la agenda nacional de Japón. En un eslogan, "Oitsuke oikose" (recuperar y superar) estaba todo este proyecto. El objetivo era crear industrias, infraestructura y capacidades militares autóctonas que, en última instancia, ofrecerían a Japón paridad o incluso superioridad sobre Occidente.

Fax Japón
Naokazu Takemoto, Ministro de Tecnología de Japón

Sin embargo, la tecnología era algo antiguo. Como el fax de 1936.

Este "tecno-nacionalismo", sin embargo, también sirvió como una razón fundamental para la expansión imperial de Japón. A finales de la década de 30, los ingenieros japoneses se refirieron a su trabajo en el estado títere de Manchuria como "gijutsu hōkoku", o "servicio al país a través de la tecnología". Una de las primeras y más importantes inversiones de Japón en fax tuvo lugar en 1936, con motivo de los Juegos Olímpicos de Berlín de ese año. Se estableció una red de telefoto entre Tokio y Berlín para transmitir no solo imágenes del evento, sino también una carta fotográfica ilustrada por Hitler a Nippon Electric.

Poco después, en 1941, la Agencia de Planificación Japonesa describió su visión de cómo la ingeniería japonesa combinada con materias primas liberaría a Japón del dominio de las tecnologías occidentales.

Un sueño difícil de morir

Esta fantasía nacional, una proyección de lo que Japón podría o debería haberse convertido a nivel estatal e industrial, persistió durante el auge tecnológico japonés de los años ochenta. Justo cuando el fax disfrutaba de su apogeo. Pero la burbuja exuberante y larguísima de la posguerra habría estallado.

Durante la "década perdida" de los noventa, la economía japonesa entró en recesión.

El fax es un síntoma

El envejecimiento de la población y las marcadas desigualdades de género e ingresos se han convertido en el tema de los titulares diarios. La soledad cada vez más extendida y desenfrenada transforma la sociedad para peor. Desde este punto de vista, la digitalización "lenta" es solo uno de los síntomas de un malestar general que se ha apoderado del país desde el fin de su milagro económico. Sin embargo, incluso ahora que la brecha entre la fantasía y la realidad se ha ampliado, la imagen de alta tecnología de Japón sigue siendo una parte integral de la imaginación popular.

La persistencia de esta imagen es obvia: después de todo, la destreza tecnológica ha sido una parte fundamental de la identidad nacional de Japón durante más de un siglo.

Del futuro de ayer al futuro de mañana: si la extraña historia de amor de Japón con el fax nos dice algo, no es que Japón esté atascado en el pasado pre-digital. Llega otro mensaje vía fax: la era en la que Japón definió su relación con la modernidad a través de la tecnología avanzada podría terminar. Y muy pronto.