El Coronavirus y el fin de la economía tradicional

bianca stan

Medicina, empresa

economía de coronavirus

El coronavirus ha alterado drásticamente los modelos sociales y la economía diaria de las sociedades de todo el mundo. Por eso sucede, y es bueno que ocurra.

Porque las teorías económicas estándar no tienen respuestas para este tipo de crisis.

La pandemia de coronavirus ha alterado drásticamente los patrones sociales y la economía diaria de las sociedades de todo el mundo. Los economistas se están enfocando en la economía y en lo que los bancos centrales y los gobiernos deberían hacer en respuesta a una inusual interrupción simultánea en la oferta y la demanda. Existe un consenso de que los gobiernos tendrán que apoyar a las empresas y los trabajadores que están perdiendo ingresos (o se arriesgan a tener efectos dominó en los bancos y la economía real) y encontrar una manera de financiar estos gastos.

Es urgente intensificar la producción de productos esenciales como ventiladores, guantes y máscaras. Necesitamos proporcionar camas de hospital. Es fundamental garantizar que el personal necesario pueda trabajar de forma segura. A pesar de la interrupción de las cadenas de suministro y las restricciones de población, se deben proporcionar bienes y servicios básicos.

Estas circunstancias plantean preguntas fundamentales sobre el papel del mercado y el sector público. Especialmente al hacer lo necesario en la escala requerida y con suficiente velocidad. Algunos pensadores económicos están atacando estos problemas con urgencia.

Pero el coronavirus también nos obliga a repensar la economía desde cero.

La disciplina económica proporcionó el marco más influyente para pensar sobre políticas públicas, pero ha resultado inadecuado tanto para prepararse para la emergencia actual como para afrontarla. La pandemia de coronavirus subraya la necesidad de repensar nuestras ideas sobre la economía tradicional y señala algunas direcciones que este replanteamiento debería tomar.

Interés público y elección racional

Los economistas convencionales conciben las acciones de los individuos que propagan una enfermedad infecciosa como "una externalidad" en forma de riesgo de infección. Puede ser razonable que un individuo juzgue que una interacción con otro individuo específico está en riesgo para ambos. No hay mucho que decir aquí. El problema viene después. Las externalidades pueden ser tales que algunas sean dañadas por ellas o todas sean dañadas por ellas. La pandemia actual afecta aspectos de ambos casos, pero en ambos casos es necesario replantearse.

Dado que las tasas de mortalidad resultantes de la pandemia actual son enormemente mayores para los ancianos, y los jóvenes a menudo sufren poco daño directo en comparación con los beneficios que reciben de una vida ininterrumpida, debe establecerse un marco para tomar decisiones de salud pública en la pandemia actual. más allá de la cuestión de si todo se puede mejorar e en su lugar, realice comparaciones de bienestar interpersonal para determinar si los beneficios de una acción específica para algunos superan las pérdidas para otros. La mayoría de los economistas convencionales evitan cuidadosamente tales comparaciones, en cambio se centran en consideraciones de eficiencia que clasifican los resultados solo en función del hecho de que todos han mejorado con una política. En esta situación, este enfoque no nos llevará a ninguna parte.

El economista Lionel Robbins ha atacado notoriamente las confrontaciones interpersonales como cuestiones del tipo "mors tua, vita mea". Pero en este caso podría ser “mors tua, salus mea”, entendido como bienestar. Las comparaciones interpersonales nos permiten juzgar si cualquier pérdida adicional de la vida de algunos puede considerarse mayor que las molestias y los daños económicos o sociales, posiblemente incluso graves, sufridos por otros.

Una pandemia nos permite entender por qué es absolutamente necesario, aunque no sea simple, evaluar los intereses de diferentes personas.

Tales comparaciones obviamente pueden ser complejas. En el mejor de los casos, la deliberación pública deliberada sobre ellos puede proporcionar cierta legitimidad social y política. Las decisiones drásticas de Europa y Estados Unidos para detener la pandemia hasta ahora parecen haber ganado apoyo público, sin mucha controversia. Pero al final, la deliberación de la compañía con respecto a los pesos que se atribuyen a diferentes intereses es inevitable. No solo para unirlos, sino para garantizar que se hagan los compromisos correctos.

Si hay una razón para tener restricciones en la vida cotidiana durante un período prolongado, debe basarse en el deseo de sopesar los intereses de personas diferentes y posiblemente conflictivas. El caso de la solicitud de recursos privados (estructuras médicas, edificios o propiedad intelectual sobre productos farmacéuticos, proyectos de aficionados) para servir al propósito público inmediato de combatir la pandemia es claro. Se puede entender mejor en términos de compromisos excepcionales pero razonables entre los intereses vitales de algunos y los intereses menos vitales de otros.

La voluntad y la capacidad de asumir tales compromisos es inherente al concepto de interés público.

En un nivel más básico, la pandemia de coronavirus también muestra la comprensión inadecuada de la racionalidad individual por parte de la economía tradicional. Hasta cierto punto, controlar una pandemia tiene como objetivo evitar resultados perjudiciales para todos, al menos entre aquellos que se encuentran en una posición similar en términos de riesgo de enfermedad. Para lograr el resultado colectivo no es necesario apartarse de la racionalidad individual, como sugiere el marco estándar (como, por ejemplo, en el famoso ejemplo del dilema del prisionero). Más bien, requiere ver la racionalidad individual de manera diferente y más amplia de lo que los economistas han preferido.

Esto no es una idea nueva.

Incluso antes del coronavirus, los críticos de la comprensión cercana de la racionalidad en la economía han enfatizado durante mucho tiempo la necesidad de comprender las interdependencias estratégicas desde una perspectiva más amplia. Por ejemplo el de interés personal ilustrado (concepto avanzado por Adam Smith y reconocido por Alexis de Tocqueville pero en gran parte caído en desuso). Del mismo modo, los filósofos morales, en particular Immanuel Kant, han señalado que un enfoque razonado de la moralidad requería evaluar las propias acciones en función de cómo serían juzgadas si fueran emprendidas por otros. Todos estos pensadores creían que la racionalidad, entendida correctamente, debería incluir razones que conducen a la búsqueda implacable y miope de la ventaja individual.

Solo con este enfoque más completo de la racionalidad podemos hacer un llamamiento significativo para respetar voluntariamente los requisitos del bien social.

Es interesante notar que en el modelo más utilizado por los hacedores de política para su respuesta a la crisis actual solo se ha asumido el cumplimiento parcial de las restricciones sociales. Si bien el cumplimiento de tales restricciones puede estar motivado por el temor al castigo o el respeto a la autoridad, también puede resultar de una alineación voluntaria. En ambos casos, la situación actual requiere que los responsables políticos vayan más allá de la estrecha caja de herramientas de la teoría económica tradicional para justificar y motivar el cumplimiento de las medidas de salud pública que disminuyen la libertad individual.

Incertidumbre, juicio y justificación. 

Una segunda razón por la que el pensamiento económico convencional ofrece una guía muy limitada en la situación actual es la incertidumbre. Los economistas han hecho hace mucho tiempo la distinción entre incertidumbre y riesgo. La incertidumbre generalmente se entiende como un resultado implícito que no puede asignarse directamente a una probabilidad, a diferencia del riesgo. La economía ofrece recursos limitados para comprender cómo tomar decisiones frente a la incertidumbre fundamental. Pero una forma de incertidumbre aún más profunda es cuando los posibles resultados no se pueden predecir fácilmente. Un resultado tan impredecible se ha vuelto popular en los últimos años como el llamado "cisne negro".

Inicialmente, la pandemia de coronavirus puede parecer un evento parecido al cisne negro, pero no lo es: la posibilidad de tal amenaza ha sido reconocida por expertos y predicha por muchos, incluso durante años, incluso con precisión. Este reconocimiento ha llevado a la discusión de escenarios al más alto nivel de los gobiernos.

Por tanto, la perspectiva de una pandemia de coronavirus implicaba una incertidumbre fundamental del primer tipo: un evento que podría haberse anticipado (de hecho, se esperaba) incluso si no se sabía cuándo y en qué forma sucedería.

Dicho esto, ahora parece obvio que la infraestructura de salud pública relacionada se ha pasado por alto seriamente. Por ejemplo, a nivel mundial, la OMS, que desempeña un papel central en la vigilancia y la respuesta a las enfermedades emergentes, puede que no haya recibido la financiación adecuada. Otro asunto es que también se ha culpado a la OMS de una mala respuesta inicial a la pandemia. También lo son las infraestructuras sanitarias nacionales y regionales en muchos países, incluida Italia.

Aplane la curva

La naturaleza fundamentalmente incierta de la evolución de la pandemia da lugar a profundos dilemas continuos sobre la llamada respuesta racional de la economía a la actual emergencia del coronavirus. Considere la metáfora de "aplanar la curva". Los posibles resultados de medidas como el cierre de escuelas y universidades, restaurantes y bares y el distanciamiento social han sido respaldados por simulaciones que, inevitablemente, se basan en hipótesis específicas y pruebas limitadas y que se centran principalmente en un objetivo: evitar muertes enfermedad. La motivación se basa en la dirección esperada de su impacto, pero se desconoce qué efecto real tendrán, directo o indirecto en la sociedad.

La insuficiencia de los modelos existentes conduce a un desacuerdo razonable sobre el curso de acción correcto.

Los efectos de cerrar fronteras y cerrar muchos aspectos de la vida diaria recaen sobre otros aspectos de la salud física. La economía del coronavirus tiene efectos sobre la salud mental, la socialidad y la prosperidad económica. También hay efectos sobre las finanzas públicas, la educación, los nacimientos, las tasas de mortalidad. Todos estos factores se suman a la incertidumbre. Cada uno de estos se relaciona con los demás de formas complejas. Los efectos de tales políticas son difíciles de conocer. Algunos efectos de las políticas pueden ser persistentes o permanentes. Otros pueden ser temporales pero muy destructivos. Las cadenas de causalidad plausibles son diferentes.

El difunto sociólogo ulrich beck, quien habló del surgimiento de uno "Empresa en riesgo" que generaba "males" y "bienes", distribuidos según cadenas de causalidad a menudo desconocidas o incognoscibles, no estaba lejos de la realidad. La necesidad de tomar las medidas adecuadas para detener la enfermedad debe ser equilibrada por nuestra conciencia de que no sabemos y no podemos saber todo lo que necesitamos saber para tomar decisiones informadas. Si bien una emergencia de salud pública destaca la necesidad de poderes ejecutivos y la necesidad de conocimientos especializados, también destaca sus limitaciones. En un contexto democrático, las decisiones públicas deben estar sustentadas en juicios capaces, a la luz del día, de ser sustentados por la razón y sustentados por la deliberación social. Por tanto, el juicio debe combinarse con la justificación.

La naturaleza incierta del impacto del coronavirus y su evolución afectará a la economía del sector privado, y esto a su vez debe ser tomado en cuenta por las políticas públicas.

La famosa paradoja de Ellsberg ha demostrado que los individuos tienen aversión a la incertidumbre. En una situación en la que se desconoce tanto el "espacio de estados" que describe los posibles eventos como la probabilidad de estar conectado con cada uno de estos eventos, el elemento emocional en el proceso de toma de decisiones es importante. Los "espíritus animales" de los inversores pasan a primer plano. Por ejemplo, aunque existen razones racionales para el colapso del sentimiento del mercado debido a la pandemia, las enormes fluctuaciones diarias en los precios de las acciones como resultado de sus consecuencias parecen ser una forma de exceso de volatilidad que no puede entenderse completamente como racional.

La política pública de respuesta a la pandemia debe enfocarse en brindar un ancla y una garantía a los actores privados.

Esto puede generar expectativas de estabilidad para que los actores privados sigan gastando e invirtiendo, planifiquen el fin de la emergencia de salud pública y eviten acciones que puedan generar efectos negativos, como el despido de trabajadores. El pánico es en sí mismo un factor de riesgo y puede ser provocado por acciones públicas equivocadas o calmado por las acciones correctas. Los gobiernos pueden brindar apoyo que garantice la supervivencia empresarial y la continuidad del empleo y los ingresos a fin de mantener la demanda agregada y la solvencia y liquidez de base amplia.

Esto puede requerir subsidios y transferencias directas para permitir que continúen las actividades económicas y evitar daños irreversibles. Pero estas son formas de lidiar con la incertidumbre, no disiparla. Identificar las intervenciones necesarias que reconozcan la interdependencia entre la salud pública, la estabilidad económica y otros factores requiere un liderazgo público extraordinario, en un momento en que la confianza en el gobierno no tiene precedentes.

La economía del coronavirus

En general, una economía no puede separarse de la sociedad: está integrada socialmente. La idea de que la economía puede analizarse independientemente de la salud pública, los procesos políticos o sociales ha resultado no solo frágil sino falsa. El coronavirus la ha desenmascarado.

Una forma de entender esto claramente es que la respuesta económica adecuada al coronavirus depende de lo que se considere valioso. Y los valores a considerar van mucho más allá del estrictamente económico. Según se informa, el ex estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon, que "Un país es más que una economía".

Tenía razón, aunque por razones equivocadas.

La respuesta global a la pandemia habría parecido imposible incluso ayer: naciones que se aíslan, motivadas no por el deseo de proteger sus economías sino por proteger la salud pública.

En esta superación de las prioridades económicas está implícita la importancia de una idea de ciudadanía común y destino compartido. Muchas empresas prestan poca atención a esta idea en tiempos normales. Pero la pandemia enfatiza que la salud pública es una consecuencia de regulaciones, instituciones, políticas, reglas, hábitos y provisiones económicas y sociales. En consecuencia, la acción estatal y social, o la falta de ella, se vuelve fundamental. El impacto de la licencia por enfermedad remunerada o el acceso a la atención médica en la propagación de enfermedades infecciosas proporciona ejemplos de cómo las decisiones políticas y económicas generan la correa de transmisión de enfermedades. Una idea influyente de la política económica fue que cada objetivo requiere su herramienta, pero cuando las interconexiones causales son profundas, las herramientas deben estar coordinadas. Sin coordinación, sin objetivos.

La pandemia también desdibuja la línea divisoria entre lo privado y lo público.

El objetivo de aplanar la curva se ha adoptado porque no hay suficientes camas de hospital, ventiladores y otras instalaciones para atender a todos los pacientes potenciales a la vez.

Sin embargo, esta limitación de capacidad es el resultado de decisiones públicas y privadas anteriores de no invertir en lo que parecía superfluo para la política.

Las severas reducciones actuales de las libertades privadas, especialmente las de movimiento y reunión, y la ruptura de nuestro modelo de vida son el resultado de una infrainversión previa. Y tendrán consecuencias económicas, sociales, psicológicas y de salud. Solo para decirlo, los cambios en la estructura de las cadenas de suministro también pueden haber dificultado la producción de los instrumentos médicos que necesitaban, lo que resultó en una marcada ineficiencia.

El interés público siempre va más allá del privado.

El pensamiento económico keynesiano ha subrayado durante mucho tiempo el interés de la empresa en inversiones adecuadas. Tanto públicos como privados. La pandemia destaca que este interés puede extenderse más allá de cuántas inversiones hay y qué inversiones hay. Los esfuerzos actuales para aumentar rápidamente la oferta de recursos limitadores pueden requerir la coordinación pública y la reorientación de los recursos privados. Una pandemia, como una guerra, hace que la diferencia entre lo privado y lo público sea menos marcada. Pone de relieve la interdependencia previamente oscurecida.

Esta no es una teoría simple. Es un pensamiento que da sentido a la práctica, especialmente pero no solo en tiempos extraordinarios.

Una respuesta racional al coronavirus requiere reconocer que las interdependencias entre esferas de la vida son tan fundamentales para la economía como para la epidemiología. El tipo de conocimiento requerido requiere una sinergia entre las ciencias sociales y naturales. Especialmente en la conceptualización del interés público. La cuestión es dar sentido a la relación entre lo que es racional cuando se considera individualmente y cuando se considera colectivamente. Reconociendo el papel de la incertidumbre fundamental y la consiguiente necesidad de juicio y justificación en la formulación de políticas públicas, Después del coronavirus, la economía debe abrirse a nuevos conocimientos y recuperar los antiguos.

En resumen, es muy probable un replanteamiento de conceptos y métodos. Momentos difíciles como el presente son solo un desencadenante para el cambio.

Bianca Stan - Licenciado en Derecho, escritor con varios libros publicados en Rumanía y periodista del grupo "Anticipatia" (Bucarest). Se centra en el impacto de las tecnologías exponenciales, la robótica militar y su intersección con las tendencias globales, la urbanización y la geopolítica a largo plazo. Vive en Nápoles. 

Para informar sobre investigaciones, descubrimientos e invenciones, contacta con el equipo editorial!

Futuro cercano y realidad cotidiana

Alberto Robiati y Gianluca Riccio guían a los lectores a través de escenarios del futuro: las oportunidades, riesgos y posibilidades que tenemos para crear un mañana posible.